Granulometría de los agregados del hormigón

Por el Ing. Edgardo Becker – Gerente de Desarrollo y Servicios Técnicos de LOMA NEGRA

Soy un ingeniero con 25 años de experiencia en la profesión. En el transcurso de esta maravillosa experiencia he tenido la suerte de intervenir en muchos proyectos desde diferentes ángulos ya sea como proyectista, supervisor de obra en otros o consultor dependiendo del caso. También tengo una larga experiencia en I&D especialmente en tecnología del hormigón y, además, como los lectores de esta revista saben, también he desarrollado parte importante de mi actividad en el área de los pisos industriales y pavimentos de hormigón.

En cualquier caso, se podría resumir que gran parte de mi vida profesional la he dedicado a estudiar los hormigones utilizados para cada proyecto tratando de entender las distintas variables intervinientes y su influencia sobre el resultado. Ese proceso colmado de experiencias (algunas satisfactorias y otras no tanto) me ayudó a entender que no todo lo que me enseñaron mis queridos profesores o lo que escribieron algunos autores o lo que dicen los reglamentos son “verdades absolutas” y, tal vez, es hora de sacarlas a la luz para poder cuestionarlas y discutirlas con los especialistas.

En esta oportunidad, una de las “verdades” que me permitiré cuestionar es la exigencia normativa y reglamentaria de utilizar necesariamente agregados que cumplan los límites granulométricos exigidos en esos documentos.

La experiencia me dice que utilizar una combinación de agregados de forma “adecuada” que cumpla los límites impuestos en las normas lleva a utilizar un volumen de pasta del orden del 25% al 30% y, en algunos casos extremos, hasta un 35% cuando se trata de hormigones de alta resistencia.

Entendiendo al hormigón como una mezcla de pasta cementicia (cemento + agua + aire + aditivos) y agregados (arena + piedra) donde parte del volumen de pasta ocupa los espacios para llenar los vacíos que se generan entre las partículas de agregados de distintos tamaños y otra parte se necesita para dar, en estado fresco, la suficiente lubricación entre las partículas que brinda al hormigón la “trabajabilidad” necesaria para ser, eventualmente, bombeado y colocado dentro de los encofrados, luego compactado adecuadamente y terminado superficialmente con llana u otro método.

Entonces, asumiendo que los hormigones necesariamente deben tener cierto “exceso” de pasta por “trabajabilidad” para un diseño optimizado de hormigón se puede trabajar con una combinación de tamaños de agregados que tiendan a minimizar la cantidad de “vacíos”. En ese sentido, las curvas “continuas” que sugieren las normas de agregados y los reglamentos no necesariamente minimizan los “vacíos” y suele ser recomendable en ese sentido trabajar con curvas “discontinuas” que presenten deficiencia “selectiva” de algunos tamaños de manera de reducir los vacíos interpartícula de los agregados.

Esto no cuestiona la necesidad de conocer la granulometría de los agregados y de mantenerla en rangos acotados de variación pero sugiere que, un buen diseño de mezcla con una optimización en los contenidos de pasta puede requerir una combinación de agregados que se aparte de las curvas límite indicadas en las normas de agregados y del Reglamento CIRSOC 201-2005 y, en todo caso, cada uno de los productores de hormigón, generará sus propias curvas límites adaptadas a sus necesidades y de las del comitente.

Es importante recordar que, al minimizar el contenido de pasta de un hormigón con una optimización granulométrica, no necesariamente se busca una modificación de sus características intrínsecas por lo que no se esperan efectos adversos sobre resistencia y durabilidad de la mezcla aportando fuertemente a la sostenibilidad de los hormigones. Este cambio conceptual, puede inducir a cuestionar otras “verdades” relacionadas a durabilidad y sostenibilidad que serán desarrolladas en las próximas ediciones.

Hasta la próxima…

Author: Revista Obra

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =