Estacionamiento vertical: La solución al problema del espacio

Por el Lic. Ezequiel Tozzi

Las torres de estacionamiento mecanizadas podrían ofrecer una solución al déficit de espacios por el crecimiento del parque automotor y la escasez de cocheras en el centro de la ciudad. Se calcula que ingresan a la capital casi dos autos por cada espacio para estacionar y se hacen 2.500 multas diarias.

Estacionar en Buenos Aires, como en todas las grandes ciudades del mundo, no es nada sencillo y representa un dolor de cabeza. Según las estadísticas del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, el 40% de las infracciones de tránsito son por estacionar en lugar prohibido o en forma antirreglamentaria y, para colmo, la Subsecretaría de Transporte y Tránsito hace continuamente cambios en las reglas para detener vehículos en la vía pública.

Las bases del problema son el incremento constante del parque automotor, la construcción de ciclovías, la instalación de contenedores, la desmesurada construcción de edificios en antiguos barrios de casa bajas y la escasez de cocheras.

Vialidad Nacional informa que por día circulan en capital 2.410.000 vehículos, pero según un informe del Ministerio de Desarrollo Urbano porteño sobre usos de suelo, solo existen 1.534.000 lugares de estacionamiento, por lo que los conductores terminan dejándolos en lugares insólitos, sobre rampas para discapacitados u obstruyendo garajes.

Entre garajes privados y estacionamientos comerciales, hay apenas unas 1.200.000 plazas para estacionar, mientras que en la calle solo hay unos escasos 334.654 lugares, según detalla la Secretaría de Transporte. Esto daría una relación de casi dos autos por cada lugar para estacionar (1,57), causando una completa saturación y una profunda crisis de movilidad que implica grandes costos para los conductores, porque deben pagar altos precios en las cocheras, pagarle sumas inventadas a los trapitos o correr el riesgo de ser acarreados por la grúa.

El Dr. en urbanismo Guillermo Tella, miembro del Consejo Editorial de Revista Obra, asegura que otra de las consecuencias es que “ante la presión del tránsito, la vereda termina siendo destinada al uso de los vehículos. Es frecuente observar allí cómo los autos obstruyen y dominan las aceras con prolongadas detenciones. También se pueden ver intrincadas operaciones de carga y descarga de mercaderías en los comercios y hasta cómo las veredas son usadas como estacionamientos permanentes.

Una madre estaciona su automóvil sobre la vereda para facilitarle el descenso a su hijo. Un camión lleva a cabo su reparto con la acera como calzada. Y una camioneta utilitaria hace lo propio para descargar mercaderías al negocio. Más allá, otro vehículo se detiene sobre un comercio para su aprovisionamiento. Entre tanto, varios más llevan largas horas ocupando veredas frente a sus viviendas. Este paisaje se repite sistemáticamente, cada jornada, ante la virtual resignación de los agentes de tránsito”.

Es claro que el estacionamiento en la ciudad es un tema estructural de oferta y demanda, porque cada vez hay más autos circulando, pero no es acompañado con una mayor oferta de cocheras, porque el alto valor de los terrenos y la rentabilidad, conduce a los inversores a volcarse en la construcción de viviendas en vez de edificios de cocheras.

Mismo lugar, más espacio

El constante aumento de automóviles en todas las ciudades del mundo, ha generado la búsqueda de nuevas alternativas para optimizar los espacios de estacionamientos. Es por esto que muchos países de Latinoamérica ya han recurrido al estacionamiento vertical a través de torres de estacionamiento automatizado. En Chile, Vertical Parking, representante exclusivo de la empresa alemana Wöhr, ofrece torres que permiten hasta triplicar el uso de un espacio limitado a través de sistemas hidráulicos que elevan y desplazan los automóviles en forma mecánica o automática, evitando las construcciones de rampas para el acceso y sendas peatonales. Además, se obtiene una mejor movilidad porque no se pierde tiempo en localizar un espacio libre para estacionarse.

Wöhr Parking System. Sistema utilizado en Chile y Europa.

En México, la empresa Serretecno ofrece torres automatizadas que cuentan con un sistema mecano que puede armarse y desarmarse por si se quiere ampliar o reducir la cantidad de módulos. Solo en el espacio de 3 vehículos que son 7.50 m X 6.00 m, es decir 45 mt2, se pueden estacionar hasta 19 automóviles en forma vertical, entregando los carros desde 30 segundos hasta máximo 2 minutos.

La solicitud del vehículo es por tarjeta inteligente o aplicación en Smartphone y el consumo de energía para la operación es poco porque utiliza motores de muy baja potencia. Además, ofrecen la opción de revestir la torre con publicidad para obtener ganancias extras o para cubrir los gastos de operación.

Torre inteligente de estacionamiento de Serretecno

En Alemania se encuentran las torres de estacionamiento vertical más grandes del mundo. El Autostadt de Volkswagen en Wolfsburg, se compone de dos torres construidas con cristal y acero galvanizado, donde los coches se guardan automáticamente después de su fabricación. Cada torre alberga 400 automóviles en sus veinte pisos, tiene 60 metros de altura y están vinculadas a la fábrica de Volkswagen a través de un túnel subterráneo de 700 metros, donde los coches se desplazan de forma automática gracias a un sistema de cinta transportadora. Al llegar a la base de las torres, unos brazos mecánicos que giran a lo largo de una viga central los levantan y los colocan en sus respectivos cubículos.

Autostadt, las torres de estacionamiento vertical más grandes del mundo

Se estima que una torre de estacionamiento con este tipo de tecnología es 50% más eficiente que un sistema de estacionamiento convencional, pero en este caso en particular los costos de mantenimiento son el triple de costosos.

El caso argentino

Jorge Farotto, de la empresa Evauto, diseñó el único sistema de estacionamiento vertical rotatorio fabricado y comercializado en Argentina. Su sistema consiste en una plataforma que gira como un carrusel en vertical con el auto encima, para dejar un espacio libre en donde seguir subiendo otro vehículo. Permite colocar hasta 16 autos en el espacio en el que entrarían tradicionalmente dos (33m2) y al no requerir una obra civil, se puede instalar y poner en funcionamiento en apenas cuatro días.

“En 2014, viendo la película Rápido y furioso: Reto Tokio, vi en una escena un estacionamiento giratorio y me llamo la atención. Cuando empecé a investigar descubrí que estos estacionamientos son muy comunes en Japón, Corea y China, pero que en Latinoamérica solo hay muy pocos en México, Uruguay, Chile y recientemente uno que se instaló en El Salvador; así que en 2014 convoqué a un estudiante de ingeniería  con el que nos pusimos a hacer los planos y en casi un año los terminamos. A partir de 2015 empecé a comprar herramientas y materiales para la fabricación”, narra orgulloso Farotto, quien invirtió 3.5 millones de pesos en su invento.

Jorge Farotto, fundador de Evauto

Todos los materiales utilizados en su fabricación son nacionales y es totalmente desarmable y transportable. La estructura completa es de acero, tiene bajo consumo eléctrico, bajo nivel de ruido (debajo de los 70 db), bajo mantenimiento y cuenta con sensores perimetrales que detectan puertas abiertas y mal posicionamiento del vehículo.

La ciudad de Córdoba fue la primera en modificar su código de tránsito, autorizando la instalación de este tipo de equipos, porque tienen un importante déficit de sitios donde aparcar en la zona céntrica.

El sistema fue respaldado por el Director de Industria de la Municipalidad de Tres de Febrero, Gustavo Rodríguez, y cuenta con todo el apoyo de la institución. Además, ADIMRA (Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina) ofreció todo su asesoramiento en el desarrollo y ACINDAR, líder en provisión de acero, proporcionó la materia prima.

“A los 60 años pude haberme ido a recorrer el mundo, sin embargo decidí quedarme a invertir y sigo apostando por mi país y por el futuro de mis hijos”, asegura con mucha honra el fundador de la empresa nacional Evauto.

Author: Revista Obra

Share This Post On

1 Comment

  1. Interesante artículo, pero en una revista tan especializada como se supone que es ésta, debería haber mas datos tecnicos y analisis económico. Igualmente, es positivo que se piense en estas alternativas…

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =